Castillos en Ciudad Real
Toda la información y como llegar a estos lugares, si lo deseas, te la daremos en la casa.
CASTILLO DE DOÑA BERENGUELA EN BOLAÑOS DE CALATRAVA: 

Impresionante Torre del Homenaje de cuatro pisos, con mazmorra en su sótano, y una terraza con almenas piramidales, en este castillo que albergó a su alrededor un poblado musulmán. Dice la tradición, posiblemente legendaria, que aquí nació el rey Fernado el Santo, hijo de Doña Berenguela. Es un ejemplo perfecto de castillo de llanura, erigido para vigilar los caminos.
   
  

  
    

  
  CASTILLO DE PEÑARROYA EN ARGAMASILLA DE ALBA: 

Lo más interesante de Peñarroya es cómo aprovecha las defensas naturales, un acantilado natural en los lados sur y oeste, mientras que en el lado norte y este se construyó un doble recinto amurallado, con foso seco. Todo un ejemplo de arquitectura militar del siglo XII, completada por la Ermita-Santuario de la Virgen de Peñarroya, que fue capilla original del castillo, y cuenta con un interesante retablo churrigueresco.
  
  
CASTILLO DE PILAS BONAS EN MANZANARES:

La conversión de este castillo en una moderna hospedería nos permite no sólo visitarlo y recorrer parte de su interior, sino incluso dormir como un caballero del medievo, o disfrutar de la gastronomía. Un interesante punto de partida para conocer el pueblo de Manzanares.    
 CASTILLO DE TERRINCHES: 

Aunque del castillo original sólo se conserva una torre, es una magnífica visita para quien quiera conocer cómo los habitantes de un pueblo se refugiaban en estas fortalezas para sobrevivir a los ataques musulmanes.
  
  
  
TORREÓN PALACIO GRAN PRIOR EN ALCAZAR DE SAN JUAN:

No se comprende el nombre de Alcázar de San Juan sin la visita a los restos de su alcazaba árabe, y especialmente al Torreón del Gran Prior. Construido durante el imperio almohade, y ampliado en tiempos de Felipe III, permite hacernos una idea, conjuntamente con los restos de la muralla y el torreón llamado El Cubillo, de la fortaleza musulmana. Su mezquita, reconvertida en iglesia de Santa María la Mayor, constituiría el palacio de una de las órdenes militares claves en la reconquista de esta parte de la península.